Blog gratis
Reportar
Editar
¡Crea tu blog!
Compartir
¡Sorpréndeme!
Escobar cincuenta años con cuentos
cuentos de la historia cotidiana de un pueblo que se está haciendo
19 de Agosto, 2009    General

Carlitos el Chaqueño

Lo conoci  una tarde en la canchita del ombú, ahi donde primero hicieron una plaza con muchisimos arboles, para que los pibes no se junten a jugar a la pelota y despues tiraron abajo un monton de esos arboles, para hacer una sala de primeros auxilios.
Era sabado, una linda tardecita de verano tardio, o primeros dias de otoño, no recuerdo bien.
Aparecio solito, por detras de las casas,  frente a la canchita.  Se acomodó tímido y arisco al lado de uno de los arcos.
El partido recien se estaba armando pero la pelota ya rodaba, por lo que tendría que esperar si queria jugar.
En realidad, nadie le presto mucha atencion, pero tampoco nadie dejo de reparar en él.
El pelotazo  vino alto, pasado. El wing amago correr, pero dedujo que iria muy lejos la bocha, por lo que desistio y saco una mandarina del bolsillo de su pantalon y se puso a comerla.  Alguien se le acercó y le robo unos gajitos, ceremonia para no ir a buscar la pelota, que habia caido en el jardin del  tano Garcia, tumbando dos macetas con geraneos rojos como la sangre, que estaban arriba de un banquito de hierro.
Todos se tomaron su tiempo para no cruzar la calle y enfrentarse al famoso mal humor del tano. 
Entonces el se lavantó y empezo a caminar hacia la casa, muchos recien nos detuvimos a observarlo.
Lo primero que me llamó la atencion fue esa mueca de su boca, una sonrisa humilde y transparente con la que enfrento al tano.   Este lo miró desconcertado, seguramente por no reconocerlo como uno del barrio. En ese instante de duda quedaron frente a frente, separados por un tejido romboidal, el tano con la pelota bajo su brazo izquierdo y él.
El denso silencio se hizo trizas cuando alguien desde el medio de la cancha gritó, alzando la voz,: " Dale tano pasa la pelota viejo"
Fue el dispardor que desató la andanada que Carlitos, asi se llamaba, recibio con una sonrisa inocente y estirando sus brazos.
Cuando el balón llego a sus manos, se habia ganado la simpatia de todos los que estaban dentro de la cancha y pasó a ser Carlitos, Leguizamon o mas simplemente "El Cahaqueño".
Había venido del Chaco a la casa de una tia que vivia ahi nomas, en el barrio. Tenia por ese entonces unos dicisiete años, era corpulento, morrudo, con un cuerpo que de lejos decia que estaba acostumbrado al trabajo rudo, era un migrante mas de  tantos, que llegaban desde aquella provincia, cuando los Chaqueños todavia tenian fuerzas para escaparle a la pobreza, tenian recursos dentro de si, para salir lejos de su tierra a buscar una vida mejor, hoy tal vez ya no sea asi, tal vez ya no lleguen tantos Carlitos a estos lugares, no porque esten bien allá,  sino porque ni siquiera tienen fuerzas, ni recursos para escaparle a la desgracia y se quedan en su provincia enterrados en su impotencia, muriendose de hambre, de Dengue, de chagas, o de tristeza.
Era dificil no hacerse amigo de Carlitos, era uno de esos buenazos que suelen verse de vez en cuando, inocente y picaro en partes iguales, de gran corazon y con una fuerza que parecia poderlo todo.
Vecinos cercanos de la tia que eramos, paso a ser parte de nuesta barra de amigos, y por supuesto a integrar nuestro equipo de futbol que se llamaba los Santos,  porque  teniamos, como un lujo para aquellas epocas, un juego de camisetas completo, con medias, pantalones y dos buzos de arquero, con los colores de San Lorenzo de Almagro  que habiamos ganado en un campeonato alla por Presidente Derqui.
Con ese equipo fuimos un domingo odioso de viento y frio a jugar un campeonato a Capilla del Señor.
La parada era brava, el lugar era lejos y nos habian dicho que en ese campeonato se juntaban muy buenos equipos, y plata de apuestas.
Allá fuimos nosotros, que eramos menos que medio pelo y jugabamos nada mas para divertirnos y estar juntos.
Por esas cosas tan extrañas que tiene el futbol de todo nivel, llegamos a jugar la final de ese campeonato.

El clima se habia puesto bastante ardoroso, pues en la semifinal eliminamos con un gol extraño, al dueño de casa que era algo asi como el caballo del comisario, porque en el jugaban dos policias de la comisaria local y unos cuantos titulares del club del pueblo, que venia de ganar el campeonato de la liga Zarateña, invicto, pasando asi a jugar el torneo argentino B.
Es decir le habiamos ganado al  favorito de las apuestas, cosa que por esos lares no es poco.
Como si algo faltara para hacer mas drámatico el ultimo partido, se largo la lluvia que habia amenazado desde la mañana, un chaparron que parecia no terminar.
Los organizadores llamaron a los dos equipos y ofrecieron repartir el premio del primer y segundo lugar, para no jugar el partido bajo la lluvia, el arreglo parecia un negocio para nosotros, pero los contrarios que eran apadrinados por uno de los banqueros del juego, que habia perdido unos pesos por nuestra culpa en el partido anterior, no aceptaron la oferta y ahi fuimos a jugar la final, con el convencimiento de que no resultaria facil ganar y salir tranquilamente a tomar el tren que nos trajera de regreso a casa. 
A esa altura todos firmabamos el acuerdo propuesto sin dar vueltas, todos menos Carlitos que riendose decia vamos a ganarle a estos matungos, con esa inocencia que en algunos momentos resultaba tan  incomoda.
Se largo el partido en medio de la lluvia, el piso se puso blando y el partido caliente, mucha pierna fuerte, cuerpo firme miradas torvas y gestos contenidos, la pleota iba y venia casi maltrecha, por ahi salia disparada con fuerza inusitada, de pronto se quedaba clavada en un charco.
Lento, pesado se hizo el primer tiempo y ahi en medio del barro y de la dificultad se agrandó la presencia de ese chaqueño guapo y forzudo.   Ponía el cuerpo, caian dos rivales, trababa la pelota y ganaba siempre, se arrastraba en el piso y dejaba una estela de agua  y barro detras de el.
Llegamos al descanso con un 0 a 0 que parecia imposible mover.
El segundo tiempo llego rapido y la situacion era cada vez mas tensa.   El cansancio no aplacó los animos, por el contrario, las piernas eran cada vez mas fuertes, el juez habilitó dos cambios para el contrario, quisimos protestar cuando nos dimos cuenta que los que entraban eran los semiprofesionales que habiamos eliminado en la semifinal, el juez se acercó indulgente a nuestro capitan y le dijo casi al oido,

" Pibe mejor que se callen y ni se les ocurra ganar"
A buen entendedor pocas palabras, nos callamos y seguimos jugando,  se terminaba el partido cuando alguien sacó un pelotazo desde el fondo, esos que se tiran para sacarse la pelota de encima, sin mas aspiraciones que esa.  

El balon mojado y pesado cayó justo en un claro  seco y picó hacia el arco contrario con rapidez, Carlitos que estaba cerca se mando con toda su proverbial guapeza  e inusitada fortaleza, llegó cerca del area chica rival, cuando se quiso parar, su zapatilla se abrió al medio y quedó con la suela en la mano, así corrió unos metros mas, cuando se encontró de frente con el arquero y dos defensores, que se le tiraron encima para que no llegue  a la pelota, los cuatro quedaron enroscados en medio de un charco enorme sin poder levantarse, el balón siguio rodando despacito hacia el arco y se detuvo a centimetros de la linea de sentencia, como suelen decir los relatores rebuscados.  

Las miradas se posaron en ese útil redondo, mojado y sucio, que como el caliz sagrado, era el objeto del deseo de todos.
Fue un segundo de incertidumbre, el gol estaba ahi  a centimetros, pero nadie de nosotros podia llegar.

El cinco  rival estiró su pierna patinando, pero confiado que alcanzaria a impactar la pelota para sacarla del campo, cuando con los ojos semicerrados por el barro y el agua, vio la suela de la zapatilla de Carlitos que venia volando, impactaba en la pelota y la metia dentro del arco ¡ Golll carajo ! grito Carlitos, todavia aplastado por los tres rivales en medio del charco de barro, y tras de su grito se escuchó el silbato del juez, corriendo hacia la mitad de la cancha, convalidando el gol.
Un trueno destemplado de voces y gritos acompaño el paroxismo de aquella imagen y en medio de semejante escena, alcanzamos a ver al  señor de las  apuestas, revolver en mano, cortando la carrera del arbitro del partido.
Luego de casi una hora de discusiones, empujones y forcejeos se llegó al acuerdo salómonico.
Se reparten los premios en partes iguales, se dejan sin efecto las apuestas y ambos equipos donan, de total acuerdo, un veinte por ciento del premio,  para los arreglos de la cancha.
En lo personal, nunca me pareció mas beneficioso un acuerdo, lo mas dificil fue convencerlo a Carlitos, tuvimos que concederle que su gol igual valia, que podia contarlo  y exagerar, que no lo desmentiriamos y que le  ibamos a comprar otras zapatillas y unos botines con nuestra parte del premio.

Pasaron unas semanas en las que decidimos no acercanos a una cancha por las dudas. Pero como era dificil quedarse en casa un sabado a la  noche, decidimos ir al cine.
Eramos siete en total. Por esos tiempos ir al cine no era facil, las opciones no eran muchas, cada una con sus pro y sus contras y ese dia decidimos ir a Jose C Paz.
Tomamos el colectivo  y cuando llegamos, nos enteramos que el cine estaba cerrado, por lo que tuvimos que dar vueltas por el lugar hasta que se hiciera la hora de salida del primer colectivo de regreso.
Cansados ya de dar vueltas sin hacer nada, decidimos ir a tomar un helado,

Entramos a la heladeria, estaba atendida por dos empleadas, una de unos dieciocho o veinte años y otra de unos veinticinco, una de esas morenas con el cabello teñido, que a simple vista son mas que prometedoras. Esta fue la que nos atendió.  

Uno a uno, fuimos pasando frente al enorme cartel que exhibe los sabores de los helados.

Me quede atras de todos, mirando a Carlitos que parecia fascinado con la vendedora.

No le sacaba los ojos de encima y la chica, que no parecia lenta de reflejos, se percato de eso y no se la veia molesta, al contrario, de vez en cuando le dedicaba una mirada con sus enormes ojos negros.

Todos  fueron tomando sus helados y se acomodaron en un banco que estaba en la vereda. Quedamos carlitos y yo, pedi mi helado y me volvi para decirle que eligiera el suyo, lo vi nervioso, 
- Vamos carlitos, que la chica tiene que seguir trabajando.
La rubia que a esta altura demostraba mas interes en Carlitos que en cobrar los helados le dijo con voz grave y tono sugerente.
 - ¿Carlitos siempre sos tan indeciso.?
 Yo volvi a mirarlo, estaba con los ojos fijos en el cartel, con el rostro contraido como si estuviera  a punto de llorar, cuando se dio cuenta que yo lo miraba, fijó sus ojos en mi con una mirada desesperada descarnada.
Un rayo me abrió la cabeza, me acerque y disimuladamente, sin que la rubia del mostrador se diera cuenta le dije despacito al oido.
Crema del cielo y sambayon.
Carlitos sonrio, como si hubiera ganado la batalla mas importante de su vida, miro a la rubia a los ojos y le dijo levantando apenas la voz.
- Crema del cielo y sambayon Señorita por favor.
- Que amable, pero podes llamarme Lucia.
- Dale Carlitos invitala a lucia para ir al cine el sabado dije
  El la volvio a mirar y ella con una mirada cómplice dijo 
- No el sabado trabajo hasta tarde.
  Carlitos agacho la cabeza y se encogio de hombros, mientras pagaba su helado.
  Cuando nos volvimos hacia la puerta a espaldas nuestras, escuchamos a Lucia que decia.
- Carlitos, el jueves salgo temprano,
 Él se paro, lo golpie suavemente con el codo y le dije que si con la cabeza,  se dio vuelta y dijo medio tartamudeando
- el jueves entonces,
- te espero a las ocho, aca mismo.
 Le pase la mano por la espalda y salimos del lugar
- Grande carlitos, le dije.
  El resto iba caminando delante nuestro,Carlitos se detuvo un momento, con      lagrimas en los ojos me dijo con un hilo de voz

- Jorge  
  ¿Que pasa Carlitos?
¿Vos me podes enseñar a leer y escribir antes del jueves?

Palabras claves ,
publicado por jorgeargentina a las 22:28 · Sin comentarios  ·  Recomendar
 
Más sobre este tema ·  Participar
Comentarios (0) ·  Enviar comentario
Enviar comentario

Nombre:

E-Mail (no será publicado):

Sitio Web (opcional):

Recordar mis datos.
Escriba el código que visualiza en la imagen Escriba el código [Regenerar]:
Formato de texto permitido: <b>Negrita</b>, <i>Cursiva</i>, <u>Subrayado</u>,
<li>· Lista</li>
SOBRE MÍ
FOTO

Jorge Derra

Habiendo leña tirada
yo no he de voltear un arbol
en el aire no puedo ir
sino no pisaba el pasto.

Atahualpa Yupanqui

» Ver perfil

CALENDARIO
Ver mes anterior Octubre 2018 Ver mes siguiente
DOLUMAMIJUVISA
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031
BUSCADOR
Blog   Web
TÓPICOS
» General (11)
NUBE DE TAGS  [?]
SECCIONES
» Inicio
ENLACES
MÁS LEÍDOS
» Hay que vivir como se habla
» Los Reyes
» A modo de aviso
» Manuel y Las Dos Sonrisas
» Moncho y la Pintier
» Jorge y el globo
» El Intendente
» el Tren de las once y cuarto
» Carlitos el Chaqueño
» Tato Y el Sargento
SE COMENTA...
» Jorge y el globo
2 Comentarios: jorge colmán, Gustavo
» Moncho y la Pintier
2 Comentarios: Está bueno, Gustavo
» Hay que vivir como se habla
1 Comentario: pampina
» Los Reyes
2 Comentarios: gustavo, Aida Holtz
EN IMAGEN

Paisaje

Paisaje
FULLServices Network | Crear blog | Privacidad